¿Por qué debes incluir nueces en tu desayuno diario?

Cuando nos despertamos por la mañana solemos tener mucha prisa y poca creatividad. A veces comemos lo primero que pillamos, por lo que podemos ingerir un exceso de hidratos, azúcares y productos ultraprocesados. Alimentos poco saludables que contribuyen a la aparición de diabetes, obesidad y problemas metabólicos.

El desayuno es una de las comidas más importantes del día, por eso es necesario que tomemos alimentos que nos aporten la vitalidad y la energía suficiente para afrontar la jornada. Para conseguir un desayuno saludable no pueden faltar los frutos secos, ya que, además de estar deliciosos tienen propiedades beneficiosas para nuestro organismo.


La nuez: el fruto seco ideal


Las nueces son uno de esos alimentos que debemos incluir en nuestro desayuno, son muy nutritivos y contienen minerales como fósforo, hierro, cinc, cobre, manganeso y magnesio.

La nuez es el fruto seco más saludable, por eso está considerado un superalimento. Su consumo nos aporta proteínas, ácido Omega 3 y vitaminas del grupo B y E. Nos protege de enfermedades cardiovasculares, por lo que, con solo 5 nueces al día, nuestro corazón permanecerá sano y fuerte. Además, el ácido Omega 3 es un gran aliado en la lucha contra el colesterol y, en definitiva, cuida tu corazón.



Consigue tu desayuno perfecto con nueces


Si quieres empezar el día con el desayuno más sano y sin complicarte demasiado no puede faltar en tu despensa bebidas vegetales. Así podrás cuidarte aunque no tengas mucho tiempo. 

La bebida de nuez, en concreto, es totalmente natural, sin azúcares ni edulcorantes añadidos. Contiene el doble de cantidad de frutos secos que otras bebidas vegetales, lo que le aporta un sabor único. Es ideal en tu desayuno añadiéndole cacao, cereales o con el café. Además, puedes consumirla en cualquier hora del día e incorporarla en tus recetas de postres, cremas o en lo que quieras. ¡Está deliciosa!

Borges, el experto en nueces


Borges, con más de 100 años de experiencia, se encarga de cultivar con mimo los nogales y seleccionar en el momento óptimo las mejores nueces. Así conseguimos unos frutos secos excelentes con un sabor inigualable... ¡porque no todas las nueces son iguales! 



En resumen, si quieres disfrutar de lo bueno de la vida conecta con lo esencial… menos urgencia y más paciencia, ¡menos ruido y más nueces!